Transporte y diversión.

Todxs los que hemos trabajado en puestos de responsabilidad en compañías más o menos serias hemos vivido de forma irremediable la tensión provocada por los objetivos.

Hemos corrido, llegado tarde a reuniones, llegado más tarde a casa… en muchos casos nos hemos dejado buena parte de la vida sentados en el coche, casi esperando a que suene la sintonía del programa de radio que de algún modo nos devuelve la sonrisa a la cara.

Las mismas calles, las mismas horas, siempre las mismas calles.

Algunxs cambiamos el coche por la moto, que mejora en mucho la sensación de ratón de laboratorio, pero no mucho, porque acabamos más estresadxs todavía por la presión que ejerce el tráfico rodado de coches sobre los vehículos de dos ruedas.

Otrxs valientes se decantaron por la bicicleta. Aúpa ellxs!!! Eso sí es abnegación…
Hay que ser un deportista de élite para no llegar con la chaqueta sudada hasta los puños al llegar al final de la calle Andrea Doria…

Solución? Sí, claramente.

Bici Asistida Eléctricamente.

Es como una bici, es como una moto, no es una bici, no es una moto, cuesta de mantener lo que una bici, se mueve rápido como una moto. Cuesta lo que una bici…

Los trayectos en bici son casi siempre lúdicos, y relacionados con los trayectos de trabajo ayudan notablemente a desatascar los malos días aportando una dosis importantísima de diversión a los trayectos obligatorios.

¿La última reunión del día ha sido una tortura? A todxs nos ha pasado.

No pasa nada, el camino a casa se queda con todo lo malo… La bici aguanta muchísimo más de lo que parece.

En ECYMA mucho mejor.