Qué es realmente una bicicleta eléctrica

Mucha gente se está preguntando y nos está preguntando constantemente sobre qué es una bicicleta eléctrica. ¿Es una moto? ¿Es una bicicleta? ¿Es un ciclomotor? ¿Necesito seguro? ¿Necesito casco? ¿Cuánto consume?

Intentaré dar una visión general sobre el concepto con la intención de aclarar algunos de estos conceptos.

Una bicicleta eléctrica es tremendamente versátil. Te puede ayudar a hacer ejercicio físico, pero también te puede ayudar a recorrer distancias mayores de las que podrías recorrer en tu bicicleta convencional. Una bicicleta eléctrica es, a todos los efectos una bicicleta a la que se le ha montado un motor, controlador y batería, que nos ayudan en el esfuerzo que debemos hacer al pedalear.

No son motos. Hay que pedalear. Esto es importantísimo. El motor, de hasta 250w legalmente, en España, lo que hace es ayudarnos de forma que el esfuerzo se ve drásticamente reducido.

El motor nos empuja literalmente hasta alcanzar los 30km/h y cuando llega a esa velocidad deja de asistirnos, de forma que pedaleamos siempre como si fuéramos cuesta abajo… Una sensación dificilmente repetible. Siempre cuesta abajo.

En España la normativa nos limita el motor a 250w en vía pública y a 25km/h, pero no tenemos limitaciones en cuanto a la batería (autonomía) y el controlador (entrega de potencia).

Para conducir tu bicicleta eléctrica no necesitas ni licencia ni carné. Con más de 14 años no se necesita nada. No pagan permiso de circulación ni requieren seguro. Lo mismo con el uso del casco, que no es obligatorio, salvo en algunos ayuntamientos, aunque sea muy recomendable por seguridad.

El pedaleo asistido nos ayuda y nos deja disfrutar del trayecto sin agotarse, ya que el motor va a hacer el trabajo duro por nosotros. También se pueden usar sin ayuda al pedaleo y en ese caso es una bicicleta convencional. Pero nuestros 25km/h nos permiten llegar a cualquier sitio sin sudar.

Otra de las grandes ventajas que supone la bicicleta eléctrica es el inmenso ahorro que supone sobre cualquier otro tipo de vehículo que aporte la misma movilidad. En una entrada sucesiva analizaremos los consumos de  las bicicletas eléctricas frente a otros sistemas de movilidad equivalentes.

¿Te atreves a probar?