Lo que son las bicis eléctricas y lo que no lo son.

En estos tiempos que corren, con miles de innovaciones tecnológicas en todas las facetas de la vida no podían faltar innovaciones en el ámbito de la movilidad eléctrica.

Las bicis eléctricas son una de estas novedades, sin duda, y sin duda también han venido para quedarse, porque realmente cumplen una función y ocupan un espacio en el mercado que se han hecho por derecho propio.

¿Pero es oro todo lo que reluce?

Pues una vez más va a ser que no. Una bici eléctrica es lo que es y cualquier cosa que no lo sea, indefectiblemente será otra cosa, ni mejor ni peor, diferente cosa.

Constantemente nos llegan personas que nos dicen, he estado en un sitio que me ofrecían una bici con 500 ó 1000w, superguay, que alcanza los 60km/h… Cuidado… Mucho cuidado.

Las bicicletas eléctricas están reguladas por diferentes legislaciones europeas y nacionales sobre los vehículos ligeros, en cuanto a su fabricación y venta, y las normativas municipales en cuanto a su uso en la vía pública.

Los vehículos ligeros de dos ruedas eléctricos, para ser considerados bicicletas eléctricas deben cumplir esencialmente tres parámetros:

1. Pesar menos de 40kgs.
2. Tener un motor de menos de 250W.
3. No ofrecer asistencia si no se pedalea, si se acciona el sistema de frenado o si se sobrepasan los 25 km/ h

Cualquier vehículo que exceda cualquiera de estos tres parámetros pasa automáticamente a ser considerado ciclomotor, con el consiguiente cambio de fiscalidad. Homologaciones, seguro, matrícula, casco, impuesto de circulación…

¿Qué pasa si me paso?

Si no ha habido ningún accidente, es solamente que conduces un ciclomotor sin homologar, sin matricular, sin papeles y seguramente por una calzada exclusiva para peatones o bicicletas. Nada menos.

Si has participado en un accidente… Hazte a la idea del panorama.

Es importante al adquirir una bicicleta eléctrica cerciorarse de estos extremos y buscar la garantía de cumplimiento de la legalidad.

En vías públicas no se puede circular con vehículos sin homologar, en circuitos privados se puede hacer lo que se quiera, de hecho hay una fortísima corriente de hotrod de bicis eléctricas de las que os hablaré en otra entrada, para los que queráis participar en las carreras que organizaremos.

Seguid pedaleando. En ECYMA mucho mejor.