Blog | e-Cycling Mallorca

Transporte y diversión.

Todxs los que hemos trabajado en puestos de responsabilidad en compañías más o menos serias hemos vivido de forma irremediable la tensión provocada por los objetivos.

Hemos corrido, llegado tarde a reuniones, llegado más tarde a casa… en muchos casos nos hemos dejado buena parte de la vida sentados en el coche, casi esperando a que suene la sintonía del programa de radio que de algún modo nos devuelve la sonrisa a la cara.

Las mismas calles, las mismas horas, siempre las mismas calles.

Algunxs cambiamos el coche por la moto, que mejora en mucho la sensación de ratón de laboratorio, pero no mucho, porque acabamos más estresadxs todavía por la presión que ejerce el tráfico rodado de coches sobre los vehículos de dos ruedas.

Otrxs valientes se decantaron por la bicicleta. Aúpa ellxs!!! Eso sí es abnegación…
Hay que ser un deportista de élite para no llegar con la chaqueta sudada hasta los puños al llegar al final de la calle Andrea Doria…

Solución? Sí, claramente.

Bici Asistida Eléctricamente.

Es como una bici, es como una moto, no es una bici, no es una moto, cuesta de mantener lo que una bici, se mueve rápido como una moto. Cuesta lo que una bici…

Los trayectos en bici son casi siempre lúdicos, y relacionados con los trayectos de trabajo ayudan notablemente a desatascar los malos días aportando una dosis importantísima de diversión a los trayectos obligatorios.

¿La última reunión del día ha sido una tortura? A todxs nos ha pasado.

No pasa nada, el camino a casa se queda con todo lo malo… La bici aguanta muchísimo más de lo que parece.

En ECYMA mucho mejor.

Lo que son las bicis eléctricas y lo que no lo son.

En estos tiempos que corren, con miles de innovaciones tecnológicas en todas las facetas de la vida no podían faltar innovaciones en el ámbito de la movilidad eléctrica.

Las bicis eléctricas son una de estas novedades, sin duda, y sin duda también han venido para quedarse, porque realmente cumplen una función y ocupan un espacio en el mercado que se han hecho por derecho propio.

¿Pero es oro todo lo que reluce?

Pues una vez más va a ser que no. Una bici eléctrica es lo que es y cualquier cosa que no lo sea, indefectiblemente será otra cosa, ni mejor ni peor, diferente cosa.

Constantemente nos llegan personas que nos dicen, he estado en un sitio que me ofrecían una bici con 500 ó 1000w, superguay, que alcanza los 60km/h… Cuidado… Mucho cuidado.

Las bicicletas eléctricas están reguladas por diferentes legislaciones europeas y nacionales sobre los vehículos ligeros, en cuanto a su fabricación y venta, y las normativas municipales en cuanto a su uso en la vía pública.

Los vehículos ligeros de dos ruedas eléctricos, para ser considerados bicicletas eléctricas deben cumplir esencialmente tres parámetros:

1. Pesar menos de 40kgs.
2. Tener un motor de menos de 250W.
3. No ofrecer asistencia si no se pedalea, si se acciona el sistema de frenado o si se sobrepasan los 25 km/ h

Cualquier vehículo que exceda cualquiera de estos tres parámetros pasa automáticamente a ser considerado ciclomotor, con el consiguiente cambio de fiscalidad. Homologaciones, seguro, matrícula, casco, impuesto de circulación…

¿Qué pasa si me paso?

Si no ha habido ningún accidente, es solamente que conduces un ciclomotor sin homologar, sin matricular, sin papeles y seguramente por una calzada exclusiva para peatones o bicicletas. Nada menos.

Si has participado en un accidente… Hazte a la idea del panorama.

Es importante al adquirir una bicicleta eléctrica cerciorarse de estos extremos y buscar la garantía de cumplimiento de la legalidad.

En vías públicas no se puede circular con vehículos sin homologar, en circuitos privados se puede hacer lo que se quiera, de hecho hay una fortísima corriente de hotrod de bicis eléctricas de las que os hablaré en otra entrada, para los que queráis participar en las carreras que organizaremos.

Seguid pedaleando. En ECYMA mucho mejor.

Books'n'Bikes Logo

Books’n’Bikes

Libros y bicicletas. En principio dos ideas que no tienen mucha relación, pero si la tienen desde nuestra lógica.

Los libros y las bicis tienen como virtud compartida la capacidad de transportarte a diferentes sitios con un mínimo de esfuerzo.

Es imprescindible aportar un poco de energía para avanzar pero una vez hecho el esfuerzo el avance es casi inevitable.

Y es en esta analogía en la que nos hemos instalado para ofreceros la siguiente iniciativa.

Todos los días que podamos publicaremos un mapa con un recorrido cortito para que lo podáis hacer en no más de 45 minutos. Será un recorrido diferente cada vez y con interés cultural y relacionado con la vida de Palma, primero, y después de Mallorca.

En ese recorrido dejaremos un libro. En un banco, quizás, o quizás sobre un murete o junto a una ventana vieja. Será un libro al azar, de los que todos tenemos en casa, sin pretensiones y sin querer dejar mensajes. Es pura divulgación y propuesta de un juego.

Recoged el libro, leedlo si os apetece, devolvedlo a su sitio, por favor. Nos encantaría que más personas lo pudieran disfrutar y hacer el mismo recorrido que vosotrxs hayáis hecho.

En base a esta propuesta iremos añadiendo cosas. Por ejemplo lo que habréis visto en la bolsa. Subid o mandad vuestra foto con el libro y os invitamos a dos personas a dar un paseo durante una mañana en bici eléctrica sin coste para vosotrxs. Os invitamos. Solamente queremos incentivar su uso y su conocimiento.

Leed y pedalead.

En ECYMA mucho mejor.

Moverse en bici eléctrica en Palma

Se ha dicho un millón de veces y otro millón de veces se dirá. Pero no son suficientes ni los foros en los que se divulga son los más adecuados. Digo esto de forma tan contundente porque estoy convencido de que si hubiera el más mínimo eco no podría seguir siendo así.

Moverse por Palma en bici (mecánica o eléctrica) es una odisea.

Es una odisea sin sentido porque vivimos en una de las ciudades del mundo más adecuadas para el tráfico en bicicleta. Las distancias son cortas y la orografía no es muy exagerada, cosa que si vas en una bicicleta eléctrica pierde su dificultad.

Tenemos una red de carril bici bastante deficitaria y desconectada entre sí, pero mucho peor que esa carencia es la sensación de que el carril bici ha sido puesto ahí por un ente mágico para servir como vía de servicio y apoyo de vehículos y servicios varios. En algunos casos de forma dantesca, poniendo en riesgo de seguridad y de multa a los ciclistas, que por otra parte representamos la alternativa de movilidad más rápida, limpia y sostenible después de ir a pie.

Os dejo un poco de documento gráfico para que veáis a qué me refiero.

Salimos a dar un paseo desde la calle Archiduque Luís Salvador y fuimos hasta el Club de Mar a desayunar, cruzando por el centro.

Y en este trayecto de escasamente 5 kilómetros nos encontramos con tres invasiones totales del carril bici en diferentes puntos.

Uy, mira que buen sitio para aparcar… Para, para, que es un momento… total…

El primero:

En la puerta de San Antonio, veréis que a la derecha de la foto lo que hay es un aparcamiento de BiciPalma, así que no hay manera de subir a la acera en ese punto. Y la calle es contradirección. Así que la alternativa es volver por donde he venido o salir del carril bici contradirección con el consiguiente riesgo personal y de sanción justificadísima. O saltar con la bici ocupando la acera y también riesgo de sanción.

Se lo dijimos a la señora, que entendió perfectamente el tema, lo justificó totalmente (es que mi hijo ahora viene), pero de mover el coche, nada de nada…

Obras y servicios necesarios pero sin alternativa para las bicis.

La segunda:

Comprensible y justificada, una avería, el carril bici cortado y levantado. Pero sin señalizar previamente y lógicamente sin alternativa al paso por la calzada, es decir, en un punto en el que se estrecha considerablemente la acera hay que convivir y molestar a los peatones. el tramo de calzada por la derecha también es contradirección.

 

La Tercera:

Las podas, bien necesarias, pero igualmente sin señalizar, sin alternativa y cortado en un punto en que no es posible, ni salir a la calzada ni ocupar la acera.

No sé si es imposible dar tratamiento a los carriles bici de calzada ordinaria, pero seguro que hay una manera de convivir peatones y bicicletas más sencilla.

Nos apena y nos da rabia.

e Bicicleta en Mallorca

Lo que voy a decir puede sonar un tanto obvio, pero conviene recordarlo para tener claro por qué hacemos esto que hacemos.

Lo que hacemos es poner a disposición de la gente bicicletas eléctricas que vienen a constituir un modo sostenible y práctico de movilidad urbana. Y cuando decimos urbana nos referimos a usos que no excedan los 40 kms diarios.

Esta cifra no es aleatoria, tenemos que tener en cuenta que la realidad es que en una ECYMA tardas más o menos una hora y cuarto en cubrir esos 40 kilómetros, una distancia mayor ya es casi excesiva para dedicarle cerca de dos horas diarias al transporte.

La bicicleta eléctrica es una gran alternativa al coche por las siguientes razones.

La inmensa mayoría de trayectos que hacemos en coche los hacemos solos o únicamente por comodidad de carga (algo facilmente solventable con carros y remolques muy prácticos para las bicis).

Para las escasas ocasiones en las que necesitamos realmente un coche completo, viajes largos, excursiones y movimiento de objetos pesados, hay alternativas mucho más lógicas para tener un coche a disposición sin tener que enfrentarse a los gastos y potenciales problemas que supone un coche en propiedad única. Ej. e-cotxe

Para el resto de trayectos diarios en los que casi siempre vamos solxs es infinitamente más razonable buscar alternativas más sostenibles y económicas.

Por ejemplo, y lógicamente, las bicis eléctricas.

Las hay de todo tipo y pelaje, desde los 40 hasta los 170 kilómetros de autonomía y de muy diferentes potencias que permiten desde el uso meramente útil hasta el uso más recreativo, aportando un plus de diversión a cada trayecto.

El ejemplo más claro de esto último lo encontramos en las grandes cruisers modificadas (hod rod) al que dedicaremos un artículo más en profundidad.

El otro buen ejemplo son las MTB eléctricas, que nos permiten experimentar la bici de montaña a un nivel que solamente algunos campeones pueden vivir, pero sin tener que ser un deportista de élite.

 

La mayoría de bicis eléctricas son más económicas que la mayoría de coches y de motos. No pagan impuestos de circulación (al menos de momento), no se matriculan (al menos de momento), no consumen combustibles fósiles (no de forma directa) y con una buena instalación, podría llegar a moverse a coste 0.

Entre tanto y no, sin llegar a este extremo y sin tener la mejor batería, ni la mejor bici, ni nada de lo mejor. Podríamos estar en el entorno de los 0,22€/ 100 kilómetros de media. Con una velocidad de 30 km/ hr. y con un estilo inconfundible, muy importante también, que no solo de pan vive el hombre.

En Mallorca y en especial en los pueblos y ciudades de la isla no parece que haya ninguna alternativa mejor que la bicicleta eléctrica en combinación con alternativas de uso compartido de coches eléctricos para conseguir el óptimo pull de movilidad sostenible.

En definitiva y por resumir. SON MEJORES Y MÁS ECONÓMICAS!! Id en bici eléctrica, no os arrepentiréis.

Qué es realmente una bicicleta eléctrica

Mucha gente se está preguntando y nos está preguntando constantemente sobre qué es una bicicleta eléctrica. ¿Es una moto? ¿Es una bicicleta? ¿Es un ciclomotor? ¿Necesito seguro? ¿Necesito casco? ¿Cuánto consume?

Intentaré dar una visión general sobre el concepto con la intención de aclarar algunos de estos conceptos.

Una bicicleta eléctrica es tremendamente versátil. Te puede ayudar a hacer ejercicio físico, pero también te puede ayudar a recorrer distancias mayores de las que podrías recorrer en tu bicicleta convencional. Una bicicleta eléctrica es, a todos los efectos una bicicleta a la que se le ha montado un motor, controlador y batería, que nos ayudan en el esfuerzo que debemos hacer al pedalear.

No son motos. Hay que pedalear. Esto es importantísimo. El motor, de hasta 250w legalmente, en España, lo que hace es ayudarnos de forma que el esfuerzo se ve drásticamente reducido.

El motor nos empuja literalmente hasta alcanzar los 30km/h y cuando llega a esa velocidad deja de asistirnos, de forma que pedaleamos siempre como si fuéramos cuesta abajo… Una sensación dificilmente repetible. Siempre cuesta abajo.

En España la normativa nos limita el motor a 250w en vía pública y a 25km/h, pero no tenemos limitaciones en cuanto a la batería (autonomía) y el controlador (entrega de potencia).

Para conducir tu bicicleta eléctrica no necesitas ni licencia ni carné. Con más de 14 años no se necesita nada. No pagan permiso de circulación ni requieren seguro. Lo mismo con el uso del casco, que no es obligatorio, salvo en algunos ayuntamientos, aunque sea muy recomendable por seguridad.

El pedaleo asistido nos ayuda y nos deja disfrutar del trayecto sin agotarse, ya que el motor va a hacer el trabajo duro por nosotros. También se pueden usar sin ayuda al pedaleo y en ese caso es una bicicleta convencional. Pero nuestros 25km/h nos permiten llegar a cualquier sitio sin sudar.

Otra de las grandes ventajas que supone la bicicleta eléctrica es el inmenso ahorro que supone sobre cualquier otro tipo de vehículo que aporte la misma movilidad. En una entrada sucesiva analizaremos los consumos de  las bicicletas eléctricas frente a otros sistemas de movilidad equivalentes.

¿Te atreves a probar?